Laboulaye, Adelia, La Carlota, Deheza y Mackenna, con más de 100 casos activos

Spread the love

En estas localidades, la cifra de pacientes que transitan la enfermedad supera el centenar. La curva de contagios en toda la región sigue en incremento. Desde los municipios advierten que habrá más infectados

Con rebrotes y en una curva ascendente de contagios, la región afronta días críticos ante la gran cantidad de casos de Covid-19, y advertidos de que hay riesgo de falta de camas para internación, los municipios toman estrictas medidas para tratar de controlar el virus.

Aunque la cifra de contagiados, contabilizando altas y decesos, supera los 200 y 300, en ciudades como Laboulaye y Vicuña Mackenna son casos activos los que preocupan a las autoridades sanitarias. Lo mismo ocurre en Adelia María y La Carlota, poblaciones donde el brote fue abrupto y en menos de 15 días superaron el centenar de confirmados.

Los datos que a diario reportan los municipios difieren de la estadística provincial. Ello debido al desfasaje de tiempo entre los informes que envía el Laboratorio Central, sumados a los datos de análisis que vecinos se hacen en el sector privado.

El Covid-19 ya está instalado en la región y salvo pequeñas comunas, en todas se han registrado casos de la enfermedad.

Cifras que siguen en aumento

En la ciudad cabecera del departamento Roque Sáenz Peña, Laboulaye, el último dato registra 139 casos activos, 6 fallecidos, y el acumulado de infectados es de 332. En tanto, siguen en aislamiento 488 vecinos.

El Hospital Provincial de esta ciudad fue designado “Centro Covid” para el sur, recepcionando pacientes de una amplia región.

En Vicuña Mackenna, tras un primer brote ocurrido a principios de agosto que logró ser controlado, a partir del 20 de septiembre los contagios volvieron a multiplicarse. En esta última oportunidad alcanzó a varios funcionarios municipales, situación que derivó en el cierre del edificio por una semana. Hoy la actividad se normalizó.

En esta ciudad del sur cordobés, se reportaban anoche 133 casos activos, pero desde el comienzo de la pandemia ya acumula 356 personas contagiadas y 15 fallecimientos.

Según la estadística de la Municipalidad, desde el pasado 4 de agosto se hicieron más de 850 hisopados, más de 250 testeos de antígenos y unos 1.580 testeos serológicos (rápidos).

Más preocupante resulta ser la situación en Adelia María, que con menor densidad poblacional reporta 119 casos activos y 297 acumulados, desde comienzo del brote, además de 7 decesos. Además, son 585 las personas aisladas.

En esta población, el contagio de profesionales de la salud había diezmado el sistema de atención, que lentamente se va recuperando.

Con 945 personas en aislamiento aún, La Carlota anoche reportó un total de 113 casos activos, entre los cuales hay cuatro pacientes que son personal de la salud.

Situación estable

General Deheza también afrontó un pico de infectados en agosto. Con 173 positivos activos, y un total de 561 casos, las autoridades locales consideran que la situación está controlada, pero que no es momento de relajar.

El pico de contagios en esta comunidad ocurrió el 14 de septiembre, y a partir de allí la estadística fue descendiendo.

Ciudades como Coronel Moldes y General Cabrera, que superaron brotes de contagios, hoy continúan teniendo infectados, pero la cifra de casos activos positivos no supera el centenar.

La primera ciudad contabiliza 92 casos que transcurren la enfermedad. Mientras que el acumulado desde comienzo de la pandemia asciende a 391, y una veintena de personas fallecieron con diagnóstico de Covid-19.

En General Cabrera, ayer el director del Hospital, Pablo Pognante, mencionó que la ciudad registra 447 casos total, de los cuales sólo 42 permanecen activos. Siguen realizándose en la población testeos masivos barriales.

Desde aquel 20 de agosto del corriente año, en que surgió el primer contagio en Sampacho, y hasta la fecha se han superado los 240 pacientes positivos.

En la actualidad sólo permanecen activos alrededor de 80 pacientes. Aún así la cifra preocupa a las autoridades municipales, que atribuyen los contagios a las reuniones sociales.

“Viene muy complicada la mano», fue la expresión del intendente Flavio Juárez al referirse al avance del coronavirus en la localidad.

Sobre la atención

Tal lo dicho, todo el sur cordobés depende de la atención para internaciones de Río Cuarto, Villa María, Laboulaye o Córdoba, como centros más cercanos, y la disponibilidad de camas se ha visto sustancialmente reducida en la última semana.

Por ello los municipios y equipos de salud articulan acciones para contener a los pacientes en sus lugares, y además frenar los contagios. Para esto último, se ha dispuesto la restricción de circulación entre las 20 y 6 de la mañana; y la prohibición de reuniones familiares.

FUENTE: PUNTAL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *